dijous, 15 setembre de 2011

Espacios Rurales


El concepto de espacio rural se refiere al ámbito donde se desarrollan actividades agrícolas y ganaderas. Surge de la división del espacio geográfico desde el punto de vista funcional, advirtiéndose características diferentes a las urbanas en las actividades económicas o en su densidad de población, dando lugar a una distinta fisonomía espacial. Asimismo, esta subdivisión del espacio, está relacionada con el grado de desarrollo de la sociedad, estableciendo diferencias entre el espacio rural de los países industrializados, donde el límite entre espacio rural y urbano cada día es más difuso, y el de sociedades con escaso avance tecnológico.

En la actualidad, se habla de “espacios abiertos”, en contraste con los extensos espacios urbanos. En ellos englobamos producción agraria, ganadera, forestal, ambientes de montaña, biodiversidad de ecosistemas y espacios protegidos. La problemática del creciente deterioro ambiental, la producción de alimentos, el éxodo rural y la cada vez mayor necesidad de compatibilizar nuevas formas de turismo con la preservación de los ecosistemas, han llevado a diseñar políticas de ordenación del espacio rural, aunque éstas políticas se desarrollan de forma muy irregular según los países.

En los espacios rurales de países industrializados, se practica una agricultura intensiva enormemente capitalizada (grandes latifundios en convivencia con explotaciones familiares de tipo capitalista), en contraste con las explotaciones agrarias de los países subdesarrollados, donde convive la llamada “agricultura de plantación”, (Una plantación es, según definió la OIT en 1958, una explotación agrícola, situada en una región tropical o subtropical, que emplea regularmente trabajadores asalariados y en la que, con fines comerciales, se cultivan o producen en régimen de monocultivo, productos tropicales. Es pues, una empresa de gran propiedad, de explotación directa y altamente capitalizada, que utiliza todos los medios técnicos y científicos a su alcance para obtener el máximo rendimiento), con las explotaciones de subsistencia, que apenas proporcionan los productos mínimos para el entorno familiar.


En el conjunto de la población mundial, las actividades agrarias ocupan a más de la mitad de sus componentes, pero con una distribución irregular. Mientras en los países industrializados se sitúa alrededor del 3% de la población, en los países subdesarrollados alcanza el 50%, con casos extremos como Burundi, Ruanda o Bután en los que se cifra en el 90% de la población.

Diversos factores condicionan la actividad agraria. Entre los más importantes se hallan los de tipo físico (clima, topografía y suelo), y los de tipo socioeconómico, concretamente el régimen de explotación de la tierra que se estructura de diversas formas a lo largo del mundo, ya sea en régimen de propiedad privada (tanto en pequeñas como en grandes parcelas), de arrendamiento o de propiedad colectiva, más típica de los países subdesarrollados.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada